Aprende a ser consciente

APRENDE a ser consciente. Permanece cada vez más alerta de todo lo que estás haciendo y de todo lo que pasa por tu mente y se mueve en tu corazón. Sé consciente de esas tres capas: el cuerpo, la mente, el corazón; acciones, pensamientos, sentimientos. Sé consciente de esos tres planos, y poco a poco esa conciencia comenzará a asentarse y nacerá la cuarta capa en ti.

Cuando nazca la cuarta capa, habrá penetrado Dios en ti. La cuarta es tu alma, tu más profundo ser. Y su revelación te descubre que no has nacido y que no vas a morir, que eres parte de la eternidad.

El propio sentimiento de la eternidad es extático. Cambia toda tu perspectiva. Es el mismo mundo, pero ya no es el mismo porque tú ya no eres el mismo. Jesús dice una y otra vez: «A menos que seas como un niño no entrarás en el reino de los cielos». Sin embargo, eso no significa que los niños estén en el reino de los cielos, de lo contrario no lo perderían. ¿Quién puede perder el mundo de Dios, el reino de los cielos por las cosas mundanas? No están en él, no son conscientes de él; de ahí el énfasis: aquellos que sean “como” niños. Recuerda la palabra «como»; no está diciendo aquellos que sean niños, está diciendo como niños. Hay una cosa cierta, no son niños; son como niños.

Esa es la definición de sabio: aquel que alcanza una segunda niñez. En eso consiste el sannyas, en el nacimiento de una segunda niñez, esta vez con conciencia. La primera vez era sin conciencia y te la perdiste, pero con conciencia no se puede perder.

OSHO Zen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies