OSHO El maestro, en el zen

El maestro, en el zen no es un maestro de otros, sino un maestro de si mismo.  Cada uno de sus gestos y cada una de sus palabras, reflejan su estado de iluminación. 

No tiene metas privadas ni deseo de que las cosas tengan que ser diferente de lo que son.  Sus discípulos se reúnen a su alrededor no para seguirle, sino para absorber su presencia y sentirse inspirados con su ejemplo.

Ante su mirada encuentran su propia verdad reflejada y ante su silencio pueden entrar más fácilmente en el silencio de sus propios seres. El maestro da la bienvenida a los discípulos no porque quiera dirigirlos, sino porque tiene mucho que compartir.

osho (1)

Juntos crean un campo de energía que apoya a cada individuo único en la búsqueda de su propia luz.

Si puedes encontrar un maestro así, eres bienaventurado.  Si no puedes, continua buscando.

Aprende de los profesores y de los aspirantes a maestros y reanuda tu viaje.

“Charaiveti, Charaiveti”, dice Gautama el Buda: Sigue andando.

Texto El juego trascendental del Zen OSHO

 

Gracias Gracias Gracias

Visita www.osho.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies