Cuando llores…

Cuando lloras, por alguien o por alguna circunstancia en tu vida, con los ojos cerrados, tapando tu rostro, permaneces en el pasado… “volviendo a sufrir”, de forma totalmente inconsciente, vuelves a ese momento.Cuando llores, abre tus ojos… así estarás en el momento presente,  en el “aquí y ahora”, en la fuerza de tu adulta/o.  Si es posible, mírate en un espejo, mira tu dolor, permítete sentirlo  e  intégralo en tu corazón.

 

Entonces el llanto es Sanador, curativo, nutritivo, amoroso…

Acepta, que fue lo que tenía que pasar, y aunque tu mente no comprenda, di Gracias…

La vida es mucho más grande, que nosotros…

Ábrete a lo inmanifiesto, a la fuente, a Dios, y dile Por favor…

Despídete del pasado, con amor y agradecimiento, suéltalo.

Ese dolor te ha hecho más fuerte, una vez visto e integrado, en tu corazón.

Te sientes ahora, más liviana/o… más en el momento presente… más en la Vida!

Namasté

Chidananda Dhyana

 

Sin título-1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies