Honro mi Destino

Hola, ¿Cómo vamos llevando estos días y éstas noches, tan especialmente distintas?

Dicen por ahí, que jamás se ha vivido una situación así… de confinamiento, de cierre de fronteras, de enfermedad, de muerte…

Los estados de ánimo, pueden cambiar en segundos en esta situación límite, los pensamientos pueden ir a tal velocidad… que es difícil tal vez no perderse en ellos e involucrarnos con emociones que en realidad no son nuestras…

Son campos mórficos de energías, a las que todos de una forma u otra pertenecemos…

El pensamiento individual, pertenece, resuena con el pensamiento colectivo, creándose así los Campos Mórficos, por los que somos atraídos sin darnos cuenta…

Sin embargo, hay formas de que esto deje de ocurrir, u ocurra con menos frecuencia y/o menor intensidad…

Una de ellas es Rindiéndose.

¡Sí! Has leído bien, deja de luchar con los pensamientos, intentando controlarlos, domarlos y vencerlos…

Es a través de la quietud, de la observación de lo que sucede en nuestra mente, cuando podemos darnos cuenta, que nos somos todos esos decires, esas voces que se atolondran y se enciman en un parloteo incesante…

Las voces, ordenan,  se pronuncian a favor de, o en contra de…

Quédate quieta… quieto…

Observa todo lo que hay, ríndete al caos…

Rendirse no es Someterse.

Rendirse desde la Consciencia es Empoderarse en la Luz que eres.

Visualiza tus miedos, tus resistencias, tu ira… no rechaces nada… no te apegues a nada… 

Honra tu humanidad… tus luces… tus sombras…

Dilo en voz alta desde el corazón:

Honro mi humanidad.

Honro mis luces y mis sombras.

Honro mi totalidad como Ser Humano.

Honro la materia y la energía que soy.

Honro mi cuerpo y mi alma.

Observa y ríndete a todo lo que hay… (permanece allí, el tiempo que necesites). 

Ahora visualiza a tu propio Destino delante de ti a una cierta distancia…

Mira y observa sin juicio todo lo que sucede en ti, frente a tu Destino.

Quédate un tiempo observando…

Y Repite en voz alta:

Honro mi Destino, repítelo tantas veces como lo necesites… hasta que puedas alcanzarlo… dejando por detrás de ti… los miedos… las expectativas… la histeria…

Avanza hacia él, lenta y conscientemente hasta poder abrazarle y fundirte en él…

(Tómate todo el tiempo que necesites)

Y entonces di:

 Elijo vivir desde mi Destino, mi Destino es el camino que me mantiene en la luz de Dios (Fuente- Inmanifiesto – Vacío Creador – Divinidad)…

Y repítelo tantas veces como sea necesario hasta que sientas una fuerza que desde tu interior te lleva a la salud, al amor a la alegría, a la paz… a la VIDA!

Puedes repetir este ejercicio de visualización  diariamente, disfrutando de sentir tus propios avances…

Namasté,

Diana Bonetti

 

2 Comments on “Honro mi Destino

  1. Muchas gracias por la información, por compartir algo realmente práctico que me ayuda a llevar esta situación a algo positivo, a aprender. Muchas gracias🙏

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies