Amor y Meditación Osho

AMOR Y MEDITACIÓN

Alumno: En lo profundo de mí hay un anhelo de amor permanente. ¿Es eso una estupidez?

El amor puede existir en dos dimensiones: horizontal y vertical. Estamos familiarizados con el amor horizontal; ésa es también la dimensión del tiempo. La vertical es la dimensión de la eternidad.

El corazón añora lo eterno, pero la mente no sabe nada acerca de la eternidad, la mente continuamente interpreta los anhelos del corazón.

El corazón dice “eternidad” y la mente interpreta “permanencia”. Ahí es dónde está el error.

El anhelo del corazón es una dimensión vertical; ésa es la dimensión de la meditación.

La mente vive en horizontal, la mente vive en el pasado, en el futuro. Para la mente el presente no existe. La mente va moviéndose de pasado a futuro, la mente se da cuenta del presente cuando ya ha pasado.

De todo lo que eres consciente, es del pasado que ya no existe y del futuro que todavía no es. Vives entre esos dos puntos no existentes.

La dimensión vertical es algo totalmente distinto: es un salto fuera de la mente. Y de eso es lo que trata la meditación: sales de la mente, abandonas el pasado y el futuro, abandonas el tiempo. Ya no piensas, ya no sueñas, ya no deseas. No hay memoria, ni imaginación, todo está en silencio.

Entonces puedes ver el presente y te das cuenta de que sólo existe el presente y nada más. El presente es eterno. En realidad, el presente no forma parte del tiempo en absoluto; el presente es parte de la eternidad. Siempre es ahora, nunca es otra cosa.

Y ése es el anhelo del corazón, pero lo estás malinterpretando. Tú anhelas un amor que nazca de la meditación, que no nazca de la mente.

Ése es el amor del que habla Jesús, ese amor es Dios. No es tu amor; tu amor, no puede ser Dios. Tu amor es solamente un fenómeno mental; es biología, es fisiología, es psicología, pero no es eterno. Lo eterno pertenece al ser esencial.

El amor del que estoy hablando es esencial y tu amor no es esencial. Lo no esencial no puede ser eterno. Puede que trates de convertirlo en algo permanente, pero antes o después morirá.

Mi sugerencia es que, si estás realmente dispuesto a satisfacer el anhelo del corazón, te olvides del amor. Primero adéntrate en la meditación porque el amor nacerá de la meditación. Es la fragancia de la meditación.

La meditación es la flor, el loto de los mil pétalos, permítele que se abra. Ayúdale a entrar en la dimensión vertical, en la no-mente, en la ausencia de tiempo y entonces descubrirás que la fragancia está ahí.

Entonces será eterna, incondicional. Entonces, tú amas, tú eres amor.

Osho

Visita www.osho.com

One Comment on “Amor y Meditación Osho

  1. Que bello texto, gracias por compartirlo, me ayuda a situarme en lo real gracias 🙏💫💫💫❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies