Los Hermanos

LOS HERMANOS

El amor entre hermanos es tan grande como el amor a los padres y la solidaridad entre hermanos pasa antes que el amor a los padres.

Entre hermanos, él que llegó primero transformó a sus padres en padres, abriendo el camino para los hermanos siguientes.

Cuando el primogénito está en su lugar, los hermanos siguientes tienen una verdadera veneración por él que abre el camino.

Cuesta mucho a un hermano más pequeño, tener más éxito que un hermano mayor, se siente culpable.

El primogénito tiene, además de las cargas más fuertes de su sistema, el destino de reemplazar a las parejas anteriores de sus padres cuando fueron excluidas u olvidadas; porque él existe, gracias a que esa pareja anterior se retiró y dejó sitio al padre o a la madre.

Cuando esto se da, el primogénito no se siente hijo sino novio o amigo de uno de sus padres. Crece sin padres, en rivalidad con ellos y con todos, viviendo los sentimientos de frustración y celos de la verdadera pareja anterior…

El hermano pequeño es el que recibe más amor, por ello suele sentir una gran deuda hacia sus hermanos y a menudo estos hermanos pequeños, dejan de respetar el orden para llevarse la mayor carga de sus hermanos mayores.

Por eso, el hermano siguiente siempre dice al hermano anterior: “Yo por ti”, cuando siente en él una gran carga. Y si siente que su hermano mayor sufre, le dice: “Te prometo que no seré más feliz que tú”. (Esto lo piensa de forma inconsciente)

De la misma manera un hermano pequeño no puede resistirse a un hermano mayor que le pide sufrir en su lugar (tampoco un hijo con sus padres) cuando por ejemplo el mayor tiene una deuda real o figurada y dice al pequeño: “Págala por mí”, o sea la frase asesina: “Tú por mí”.

En ese caso, hace falta una gran adultez para que ese pequeño sea capaz de decir a pesar de su sentimiento de culpa: “No hermano, tú por ti, yo por mí”.

El amor entre hermanos es muy poderoso. Tan poderoso que cuando un hermano ha muerto o lo está pasando mal, los demás hermanos no se dan el permiso de ser más felices que aquel.

Desde el amor infantil le están diciendo: “Yo como tú”; aumentando la carga del hermano que sufre, pues con esta frase el hermano sufriente, además de llevar su carga, se siente culpable de la renuncia del otro.

Las Nuevas Constelaciones Familiares

Brigitte Champetier de Ribes

Un comentario en «Los Hermanos»

  1. Gracias por la información, es un texto precioso con una visión profunda que ayuda a comprender los roces y disputas aún queriéndose gracias 🙏💫

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: