hijo de dos constelaciones familiares

Los padres para el hijo son una unidad indisociable.

La tentación de relacionarse de un modo personal y distinto con cada uno nos aleja de nuestro lugar correcto y provoca una separación real entre los padres. Porque siempre que nos relacionamos de un modo distinto con cada uno, no nos vivimos como hijo de ambos, sino como preferido, amigo, hermanito o madre de uno de los dos.

Estamos, entonces, viviendo una “triangulación”, estamos reemplazando sin saberlo a un antiguo excluido u olvidado que aún está presente en la relación entre nuestros padres, como por ejemplo una pareja anterior de uno de los dos, un hermano fallecido tempranamente o la suegra o la madre de uno de los dos…

La decisión del hijo de considerar a sus padres como una unidad de la que es el fruto, conlleva a amarlos a los dos por igual, respetarlos y tenerles gratitud a los dos por igual. Y produce por resonancia un efecto sanador muy potente sobre la relación entre los padres. Los padres acaban reconciliándose internamente.

Cada hijo es una fusión única de sus dos padres.

La madre se relaciona con nuestro hemisferio derecho, proyectado en toda la parte izquierda de nuestro cuerpo. El padre se relaciona con nuestro hemisferio izquierdo, proyectado en la parte derecha del cuerpo.

Necesitamos a los dos para sentirnos equilibrados, independientemente de lo que haya pasado con ellos.

Aunque no los conozca, si me miro en el espejo los veo a los dos; si me toco, toco las células, cromosomas y genes que me vienen de ellos. Soy ellos dos.

Todo en el universo está organizado por polaridades que necesitan unirse para formar algo completo. Los padres también son dos polaridades complementarias y necesarias. Dos polaridades que al fusionarse crean una nueva vida que simultáneamente tiene las dos polaridades masculino y femenino, y es solamente una de ellas; lo que va a impulsar a ese nuevo ser a buscar su complemento en otro ser.

Al tomar incondicionalmente a su madre, la persona recibe de las fuerzas del destino la salud y el éxito para transitar por la vida. Al agradecerle la vida recibida, se añade la capacidad para amar y la abundancia.

Tomar al padre abre la puerta a la fuerza, la realización profesional y la responsabilidad.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: